Forma parte del sistema de seguridad integral e inicia el frenado de forma automática tras la colisión; en caso de que el conductor no pueda frenar. De esta forma se pueden evitar colisiones secundarias.

El freno multicolisión se activa después del impacto, luego el auto va frenando gradualmente hasta los 10 km/h con base en el frenado preseleccionado. El conductor puede recuperar el control sobre el auto en cualquier momento.